free html templates


La cantidad de menores de 25 años en el Registro de Autoprohibidos aumentó 2,5 veces desde 2012

Un total de 3.198 locales de juego se extienden por el territorio español  |  Cristiano Martins

  • Expertos advierten que las apuestas deportivas están generando un cambio de perfil entre quienes tienen problemas de adicción
  • Según el Ministerio de Sanidad, 215.000 personas sufren de juego problemático en España
  • El 6,4% de los adolescentes han apostado con dinero por internet y el 13,6% lo han hecho de manera presencial

Cuando su madre preguntó por sus pendientes, Ángel se desentendió. La mentira se había vuelto rutina y ya casi no lo incomodaba, pero las excusas se empezaban a acabar. Primero fueron sus pertenencias: vendió el PlayStation y una televisión. Pero las ganancias nunca eran suficientes. Necesitaba dinero para tratar de recuperar lo perdido apostando, que ni siquiera sabe cuánto fue.

Los pendientes fueron la gota que colmó el vaso. Con 20 años y ante las insistentes preguntas de su madre, Ángel explotó. Se reconoció como un ludópata que llevaba tres años perdiendo dinero y que había empezado cuando todavía era menor. Días enteros dentro de salones de juego, miles de euros perdidos y la sensación, siempre, de que él controlaba la situación.

“Tenía la necesidad de apostar, pero en mi cabeza pensaba que lo podía dejar. Al final me di cuenta que solo no podía, que necesitaba ayuda”, comenta Ángel sentado en una de las salas de la Asociación Aragonesa de Jugadores de Azar en Rehabilitación (Azajer) a la que acude semanalmente desde hace un año. No sabe cuánto dinero perdió, pero estima que solo en la última semana antes de que lo descubrieran le había robado a su madre cerca de 1.000 euros.



La ludopatía es considerada una patología por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, que coloca a esta adicción sin sustancia al mismo nivel que el tabaquismo y el alcoholismo. Sin embargo, los juegos de azar se pueden publicitar libremente en España mientras que el tabaco y el alcohol lo tienen prohibido por ley.

El mercado de las apuestas deportivas online ha crecido desde que una ley lo reguló en 2011 y está generando un cambio en el perfil del ludópata, según psicólogos de distintas asociaciones que trabajan con jugadores.

El Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego creció un 48,5% desde 2012. Esta lista, en la que se pueden dar de alta voluntariamente o por resolución judicial aquellos afectados por el juego, pasó de 29.496 inscriptos a 43.796 en 2018.

Los números muestran que los jóvenes cada vez juegan más y se ven más perjudicados. Mientras que en 2012 las personas entre 18 y 25 años representaban el 11% (3.369) del total, en 2018 ese número asciende al 19,7% (8.645) en el denominado registro de autoprohibidos.

“Antes, la mayoría eran adultos de 40 o 50 años, tras mucho tiempo jugando a las tragaperras. Ahora son más jóvenes, que muchas veces empezaron a jugar cuando eran menores, y sobre todo por apuestas deportivas. Se enganchan y se endeudan mucho más rápido”, explicó Bayta Díaz, psicóloga y referente de la Asociación para la Prevención y Ayuda al Ludópata (APAL). 

El 0,7% de la población de entre 15 y 64 años tiene problemas con el juego según el Informe sobre Adicciones Comportamentales 2019 realizado por el Observatorio de las Drogas: es decir, 215.000 españoles.

De ese número, 123.000 personas (0,4%) sufren juego problemático o una conducta excesiva del juego. Eso significa haber experimentado algún problema derivado de esta actividad pero que no tiene un impacto “muy significativo”, según lo define el propio estudio. “En esta categoría los síntomas (del ludópata) pueden ser variados, puede tener problemas familiares, o sentirse culpable por haber invertido demasiado tiempo o demasiado dinero en un episodio de juego”, explica el informe.

Las otras 92.000 personas están un nivel por encima y sufren un trastorno por el juego, o sea, una “conducta de juego persistente y desadaptativa que genera un malestar clínicamente significativo”, agrega el informe. 


Evolución del registro de autoprohibidos por CCAA (2012-2018)

Pasa el cursor sobre las regiones para más detalles

Fuente: DGOJ/INE


Jerónimo Saiz, exjefe de la Unidad de Psiquiatría del Hospital Ramón y Cajal entre 1994 y 2018, asegura que hay un “problema importante”. “Es un problema que hemos creado, pero que se puede prevenir y tratar. No estamos hablando del cáncer, es algo muy sensible a medidas sociales y regulatorias”, opina.

En España hay 1.465.129 jugadores y 3.077.674 cuentas activas solo en el juego online estatal. Treinta y tres empresas tienen licencia para llevar adelante este negocio por internet, mientras 3.198 locales de apuestas presenciales se extienden por todo el territorio, según los datos de 2018 de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) y de la Asociación Española de Empresarios de Salones de Juego y Recreativos (Anesar).

Para José Antonio Gómez Yañez, autor del "Anuario del Juego 2018" que financia Codere, el aumento en el RGIAJ no es un problema sino una demostración de que el sistema funciona. “Sí, ha aumentado. Es un registro para impedir que las personas que tienen o creen tener un problema con el juego entren a los locales. ¿Eso está bien o está mal? Yo lo considero como lo que es: un aumento de las personas que piden una garantía administrativa para no entrar. Eso significa que el sistema funciona”, dijo en entrevista para este reportaje.

El docente de la Universidad Carlos III de Madrid calcula, en otro estudio titulado "Percepción social sobre el juego de azar en España (2018)", que "los datos sobre pacientes en tratamiento sugieren que el límite máximo de personas con adicción al juego no excede de 20.000". El sociólogo va más allá y asegura que existe un discurso “perverso” contra el mundo del juego. “La catástrofe sería que no hubiese ese sistema (RGIAJ). Pero lo hay. Por lo tanto, ¿dónde está el problema?”, cuestionó.

Aragón, donde vive Ángel, es la Comunidad Autónoma con la mayor tasa de autoprohibidos del país, con 389 cada 100.000 habitantes. La segunda región que aparece en esta tabla, elaborada con datos de la DGOJ, es Andalucía, pero con un registro muy inferior (176). Según Esther Aguado, presidenta de Azajer, esto se debe a una fuerte campaña desde las asociaciones para promocionar la inscripción voluntaria en el registro.


"Nosotros creemos que la ludopatía es un problema social creciente y que podríamos llegar a equiparar al drama de la heroína en España en los años 80. Así de grave. Entonces nosotros creemos que hay que equiparar la prohibición de la publicidad, la regulación publicitaria, al del tabaco. O sea, prohibición total y absoluta”

Rubén Sánchez

Portavoz de FACUA-Consumidores en Acción


MENORES

Lo descubrieron cuando tenía 20 años, pero Ángel empezó a apostar cuando era menor. Primero le pedía a un amigo mayor que apostase por él. Luego, pudo entrar sin que nadie le pidiese identificación y fue con amigos. Jugó dos euros a la ruleta y los perdió. Pero le pareció fácil y volvió. La ruleta no era suficiente y pasó a las apuestas deportivas. Empezó a ir solo.

Y un día ganó 2.700 euros. Pero al siguiente ya había perdido 400. Entre lo que se gastó en alguna compra y lo que jugó, en tres días ya no quedaba nada de ese premio. El tiempo en la sala de apuestas se empezó a extender.

Todavía le cuesta hablar del tema y el constante movimiento de sus manos así lo demuestra. Asegura que tiene amigos afectados por el juego problemático pero que todavía no se dieron cuenta. Lo sabe porque pasan horas dentro de los salones de juego al igual que él unos meses atrás.

“Ha habido días de ir nada más abriesen e irme cuando cerrasen. Todo el día adentro. Nos traían la comida, podíamos fumar dentro. No te hacía falta salir para nada”, recuerda.

El 6,4% de los españoles de entre 14 y 18 años han apostado dinero online (un 1,2% lo hace diariamente) y el 13,6% han jugado de manera presencial, según el informe sobre Adicciones Comportamentales.

Apostar es normal en España. Seis de cada diez personas de entre 15 y 64 años lo hicieron en el último año. Casi todos de manera presencial, pero el juego online va en aumento. Del 2,7% que utilizó la modalidad en 2015 pasó al 3,5% en 2017, y de los que juegan por internet, siete de cada diez realizan apuestas deportivas, añade el trabajo.

En el juego online, las 3 millones de cuentas y los 1,4 millones de jugadores activos representan un aumento del 220% y del 129%, respectivamente, desde 2012. Se trata de un mercado que movió 6.963 millones de euros en 2018, revela la DGOJ.


Quiénes somos